miércoles, marzo 07, 2012

Refrán viejo, nunca miente.

La gente ambiciosa se llena de alegrías y beneficios de otros, pensando que ellos son los únicos que pueden obtener esta ayuda, pero es claro, no lo entienden.

Les gusta decir "las cosas claras" pero en momentos incómodos para la persona atacada, sí, lo digo así porque buscan el instante en que tú estés indefenso de excusas y, te sientas y veas culpable en la situación en la que te desarrollan o te meten.

No puedo creer en este tipo de personas, sean muy engañosas cuando hablas con ellas y en su caso tienden a la bipolaridad a largo plazo específicamente con una sola o varias personas seleccionadas a la vez.



Hoy me tope con una de ellas, un antecedente que puedo citar, es que ya lo sospechaba.
Esta vez, necesite de su ayuda, al pedírsela su voz jactante e hipócrita me hizo pensar que no era ella a la que debí pedir auxilio, ya que ella, la necesita más que yo, no en lo mismo que iba pedir, sino en el control de su carácter y humildad (claro, si es que "sabe" de lo que se siente capaz de hacer, porque como se presume que citan las personas maduras con sus refranes "dime de que presumes y te diré de que careces" pero aquí yo le diría "dime de que necesitabas y te diré como te ayude", en fin, sólo me aburré en gastar energías y palabras sobre ese personaje que se dio a destacar hoy y que yo la ayude en su tiempo (sin esperar algo a cambio).
Lo más cagado y defecante de este asunto, es que al final me dijo de nada, después de un gracias que le manifesté indirectamente por su gran silencio de apoyo.
Y lo que puedo destacar es que me sentí feliz de verificar lo que ya suponía de esa persona.

Y viene a mi memoria otro refrán, "al bueno buscaras y del malo te apartaras".
Por eso ya sé con quien contar y aclaro que "resbalón y tropezón, aviso de caídas son".



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Qué te parece el Blog?
¿Te gusta el Blog?